El Rey Baltasar y el gesto racista que aún convive con nosotros

A los argentinos nos gusta mucho decir que no somos racistas, que nuestro país se conformó gracias al "crisol de razas", mientras metemos debajo de la alfombra la matanza y sometimiento de comunidades originarias y el mercado de esclavos provenientes de varios países africanos. Si bien la esclavitud ya fue abolida y, quizás, con muchas, muchísimas comillas, podemos decir que los pueblos nativos de este territorio son un poco más libres que durante la colonia y postcolonia, aún sobreviven en nuestra cultura actos racistas. Uno de ellos, aunque muy sutil y disfrazado de diversión e inocencia, es pintarse la cara con corcho quemado. Esta práctica la hacemos en Argentina durante dos momentos en el año (tal vez haya más, pero estos son los más cruciales) para los festejos del 25 de Mayo, donde representamos a "la negra mazamorrera" y para el 6 de enero, donde un hombre de tez clara intenta así representar al Rey Mago Baltasar. 

Lo digo de manera directa: pintarse la cara de negro es un acto lisa y llanamente racista y tiene un nombre: "blackface". ¿De dónde proviene este término en inglés? Si bien el rastreo de su origen puede vincularse al teatro isabelino, allá por el mil cuatrocientos y pico, la práctica se popularizó  en los Estados Unidos, donde actores blancos la utilizaban para representar a personajes negros, porque claro, no les estaba permitido a los afroamericanos ocupar esos espacios. Esta práctica data del 1830 y estuvo vigente hasta 1960, cuando el Movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos obligó a prohibirlo, ya que era un evidente ejemplo de racismo. Hay una interminable lista de activistas que aún hoy siguen pidiendo que no se lleve a cabo esta acción racista.

En nuestro país, que como ya mencioné, esta práctica se da en fechas puntuales, no obstante, la vimos recientemente en el programa "Polémica en el bar" de América TV. Allí el actor y comediante Álvaro Navia "maquilló" su piel para representar al músico afroamericano Louis Armstrong. En dicha oportunidad, la ONG Asociación Diáspora Africana en la Argentina (DIAFAR) repudió la imitación de Navia.

Mañana llegan los Reyes y querés sorprender a los niños de tu familia o del barrio y eso está perfecto. Preparemos el pasto y el agua para los camellos y que Baltasar tenga la cara bien limpia. No hace falta pintarla de negro para que él esté junto a Melchor y Gaspar entregando los regalos. 

Por Jimena Villar